Según se ha ido haciendo más popular la práctica de deportes que implican más de una disciplina, ha sido necesario que los fabricantes de pulsómetros adecúen sus nuevos productos a esta necesidad eliminando la banda pectoral.
Para desarrollarlos, fue necesario trasladar todos los sensores a la muñeca, haciendo innecesaria o accesoria la banda de pecho, que puede ser una molestia cuando se realizan determinadas actividades como, por ejemplo, la natación.

Variedad de funciones y comodidad

Quien lleva un pulsómetro sin banda pectoral agradece la sensación de libertad que produce el no tener que ajustarse la cinta constantemente. Aunque fueron diseñados como gadgets multideportes, son muy populares entre quienes se especializan en una sola disciplina.
Todos incorporan estupendas prestaciones y variedad de funciones, que permiten versatilidad o especialización según sea el caso. Los más avanzados ya permiten el registro de indicadores en largos historiales y la incorporación de mapas.

¿Cuáles son los mejores 10 pulsómetros sin banda pectoral?

El orden de esta lista no muestra preferencias de los autores ni refleja una calidad superior de unos sobre otros. Los pulsómetros están agrupados según la gama a la que pertenecen:

Los más baratos del mercado

Beurer PM15

Es el dispositivo perfecto para aquellos deportistas que se inician en el uso de pulsómetros o que solo necesitan su funcionamiento más básico. Ofrece contador de pulsos y consumo aproximado de calorías por un precio de 30 euros.

MIO Alpha 79400

Aunque no dispone de GPS, este dispositivo es de los más requeridos por su versatilidad. Cuenta con tecnología Bluetooth Smart 4.0 que permite sincronizarlo con teléfonos inteligentes iOS o Android. Su precio aproximado es de 100 euros.

Polar M200

Es un reloj diseñado especialmente para las carreras que también puede ser considerado una pulsera de actividad. Cuenta con sensor óptico y GPS, teniendo como principal ventaja el precio, que está cerca de los 150 euros.

Para los ya iniciados

Adidas MiCoach

Cuenta con un sensor óptico y acelerómetro incorporado que registra cada paso que da el atleta, pudiendo monitorizar el ritmo y la longitud de la zancada. Con 200 euros se puede adquirir uno.

Garmin Vívoactive HR

Es un dispositivo apto para practicar múltiples deportes, ya que cuenta con la exclusiva tecnología Garmin Elevate. También cuenta con GPS y sensor óptico. Además, su pantalla es muy accesible gracias a un diseño táctil de alta resolución exclusivo. Tiene un precio de 200 euros.

TomTom Spark Cardio Music

Es reloj, pulsómetro y reproductor de música, todo en un solo dispositivo. Incorpora tecnología Bluetooth lo que otorga mayor comodidad al deportista al librarle de los molestos cables de comunicación. Su precio promedio también es de 200 euros.

Polar A360

Es una eficaz herramienta de entrenamiento con pantalla a color de alta definición, y una gran cantidad de programas de ejercicios y funciones personalizables. Su precio, nuevamente, se acerca a los 200 euros.

Fitbit Blaze

Dispone de pantalla táctil LCD. A través de la plataforma FitStar, el usuario puede acceder a diferentes planes de entrenamiento. También puede determinar la actividad deportiva que se realiza a través de la tecnología SmartTrack. Su precio es de 230 euros.

Los mejores pulsómetros sin banda pectoral

Garmin Forerunner 235

Es uno de los grandes en cuanto a comunicación mediante GPS. Según las opiniones de los usuarios, es ideal tanto para atletas con altas exigencias como para los que están empezando a monitorizar sus resultados.
Tiene como ventaja el contar con la tecnología de sensor óptico Garmin Elevate patentada por Garmin. Incorpora pantalla a todo color, resistencia al agua hasta 50 metros de profundidad y autonomía de uso de hasta 9 días en función GPS. Su precio es de 349 euros.

Garmin Fénix 3

Es uno de los pulsómetros de gama alta con mayor aceptación en el mercado. Aunque el cliente puede optar por usarlo con banda pectoral, no es necesario.
Cuenta con una pantalla de 1,2 pulgadas que ofrece una visibilidad inmejorable aun en condiciones extremas. Es muy resistente y se puede sumergir hasta los 100 metros de profundidad. Añade al GPS tradicional el sistema Glonass, que aporta datos de posicionamiento más rápidos y exactos. Su valor aproximado es de 479 euros.
Hay mucho donde elegir, pero debes tener claro que la elección siempre tiene que depender del uso que vayas a darle. No cometas el error de comprar un pulsómetro muy avanzado si no le vas a dar mucho uso, y no compres uno excesivamente básico si pretendes ser constante.