Un elemento muy importante para quienes se ejercitan y cuidan de su salud es el pulsómetro. Se trata de un implemento tecnológico que mide las pulsaciones del corazón y permite al deportista saber si se encuentra dentro de la banda de desempeño deseada.

La velocidad de las pulsaciones permite determinar si se cumplirá con la meta trazada en el tiempo estipulado, así como evitar sobre-ejercitarse y causar daño al organismo por fatiga excesiva.

En más ocasiones de las que debería, un deportista se excederá en su esfuerzo, haciendo trabajar de más a su corazón, con lo que no obtendrá mejores resultados sino que debilitará su organismo. Para evitarlo están los pulsómetros Polar, que se encuentran entre los más avanzados del mercado, y ofrecen mucho más que un simple contador de pulsos.

¿Por qué usar un pulsómetro polar?

En primer lugar, porque para muchos son los mejores. Estos pulsómetros permiten al atleta trabajar en estupenda forma física al mantenerle informado de la manera en que está funcionando su organismo antes, durante y después de ejercitarse.

La mayoría de los pulsómetros Polar cuenta con las siguientes funciones:

  • Guía de actividad: muestra la intensidad de la actividad de cada día y permite alcanzar el objetivo trazado.
  • Beneficio de actividad: informa sobre resultados diarios, semanales y mensuales, mostrando cómo se avanza en períodos más largos.
  • Smart Calories: indica el número de calorías que se han quemado en un período determinado.
  • Fitness test: mide el consumo de oxígeno en reposo en cinco minutos. Esta opción permite conocer desde qué punto se inicia el entrenamiento y ayuda a motivar al deportista.
  • Zonas de frecuencia cardíaca: permite seleccionar qué nivel de entrenamiento se desea hacer, midiéndolo en porcentaje de pulsaciones, desde muy suave (50 a 60%) hasta máxima (90 a 100%).
  • Programa de atletismo: permite prepararse de forma óptima para una carrera con un plan de entrenamiento personalizado para competiciones de 5 km, 10 km, media maratón y maratón.
  • Control de sueño: el tiempo de descanso es tan importante como el de entrenamiento, así que se pueden medir los patrones de sueño con las apps para dispositivos móviles asociadas a los pulsómetros Polar.
  • Correas intercambiables: un plus que permite combinar el pulsómetro con la ropa o uniforme de entrenamiento, con seis colores posibles.
  • Alerta de inactividad: es especialmente útil para quienes cumplen con trabajos sedentarios, dado que le recuerda a la persona que se levante cada 55 minutos para hacer alguna actividad.

¿Por qué deberías tener un pulsómetro Polar?

Por supuesto que hay opiniones diversas, pero hay varias razones por las cuales los pulsómetros Polar son apropiados para la gran mayoría de deportistas. La primera es que ningún otro dispositivo cuenta con tanta calidad, avalada por el prestigio de la marca.

Pero también es muy importante tener en cuenta que los pulsómetros Polar fueron pensados para interactuar con aplicaciones que funcionan en dispositivos con Android, Windows o xOS, es decir, con casi cualquier móvil, portátil y ordenador de sobremesa.

Todos son muy livianos y casi todos resistentes al agua hasta 30 metros de profundidad. La batería es recargable y pueden conectarse a través de un puerto USB. El software se actualiza cada cierto tiempo y se puede usar en 16 idiomas.

La gama de precios es amplia y va de los 70 hasta los 200 euros, así que es seguro que hay uno para cada necesidad y para cada bolsillo; y, cómo no, ¡también para el tuyo!