Uno de los ejercicios más antiguos registrados en la historia del mundo es el running, aunque no siempre se ha llamado así. Desde mucho antes de nuestra era cristiana ya había carreras organizadas.
Hoy sigue siendo uno de los deportes más populares, pero ahora sabemos exactamente cuánto y cómo correr gracias al pulsómetro, que nos permite medir en tiempo real las pulsaciones del corazón y entrenar con la máxima eficiencia posible.

¿Por qué necesitas un pulsómetro?

Todo deportista, cuando decide dedicarse con seriedad a su entrenamiento, busca los mejores accesorios para facilitar y mejorar sus resultados. Para ello es vital conocer el ritmo cardíaco y determinar el esfuerzo que se realiza durante cada sesión.
Uno de los accesorios más versátiles que existen en el mercado deportivo actual es el pulsómetro, instrumento muy útil para los atletas por la cantidad de funciones de optimización del rendimiento que tiene y por las herramientas de ayuda que ofrece para conseguir los objetivos marcados.
Las últimas generaciones de pulsómetros miden la variabilidad de la frecuencia cardíaca de acuerdo al esfuerzo a través de una función conocida como HRM (monitor de frecuencia cardíaca), lo que permite evaluar la capacidad física del deportista. Algunos modelos más recientes como el Garmin Forerunner 610 HRM, del que hablaremos hoy, tienen la función HRM directamente en la muñeca, facilitando su uso y mejorando mucho la precisión.

Características del Garmin Forerunner 610 HRM

La empresa Garmin se dedicaba únicamente a construir GPS, pero, para suerte de todos, decidió introducirse en el sector deportivo con el pulsómetro Garmin Forerunner 610 HRM.
Este pulsómetro es un dispositivo muy completo con la tecnología más reciente: combina un elegante reloj de diseño deportivo con un sistema GPS incorporado, que es el sello de la casa Garmin. La guinda del pastel es su pantalla táctil que no falla con el sudor, ni con ninguna condición meteorológica. ¡Ya quisieran muchos móviles tener esa pantalla!
Entre las características más destacables del producto podemos mencionar:

  • Carga inalámbrica: no depende de un cable para recargarse.
  • Alertas por vibración personalizadas: con distintos patrones de vibración avisa cuando se ha cumplido el tiempo de entrenamiento, la distancia recorrida, las calorías consumidas u otras variables según la preferencia el usuario.
  • Distintos modos de entrenamiento: es capaz de establecer rutinas distintas de acuerdo al objetivo que se plantea el deportista.
  • Pantalla ultrasensible: la pantalla del 610 HRM es más resistente que ninguna otra del mercado (soporta lluvia, sudor y salpicaduras), pero suficientemente sensible como para poder usarla con guantes de footing.
  • Virtual racer: es una función que almacena una sesión de entrenamiento y permite competir contra tus mejores resultados o contra cualquier otra actividad cargada en el sitio web Garmin Connect.
  • Seguimiento: el 610 HRM almacena valores de distancia, ritmo, posición, frecuencia cardíaca y calorías, para permitir al usuario verificar sus avances en el ejercicio que realiza.

Todo este poder de entrenamiento se encierra en un pequeño dispositivo con una pantalla de 128×128 pixeles y 2,5 cm de diámetro. El 610 HRM no llega a los 72 gramos de peso, así que el atleta se olvida de que lo tiene puesto, y la batería dura 8 horas en pleno funcionamiento y hasta 4 días en estado de reposo.
El precio es de poco menos de 250 euros y está muy en línea con lo que ofrece, así que si eres deportista y te gusta superarte a ti mismo serán los euros mejor invertidos de tu vida.