Garmin es sinónimo de calidad y de tecnología punta, pero también garantía de funcionalidad. En materia de pulsómetros, se trata de una de las empresas con mayor desarrollo tecnológico en los últimos tiempos.
El éxito en la preparación física de hoy está vinculada inexorablemente a los informes que los dispositivos de medición pueden generar, por eso se desarrollan gadgets cada vez más completos y compactos.

Pensando en lo anterior, Garmin ha dedicado todos sus esfuerzos en desarrollar una de las mejores líneas de pulsómetros destinados para deportistas profesionales.

Características de los pulsómetros Garmin

Todos los pulsómetros Garmin, independientemente de su precio o de la gama a la que pertenecen, ofrecen las siguientes prestaciones:

  • Medición de frecuencia cardíaca en la muñeca.
  • Notificaciones online.
  • Funciones inteligentes.
  • Navegación en exteriores: brújula de 3 ejes, altímetro y barómetro.
  • Pantalla personalizable.
  • 2 años de garantía ante cualquier fallo de fabricación

Las estrellas de los pulsometros Garmin: los Forerunner

La línea más popular de Garmin es la Forerunner que, aunque es multideporte, está claramente dirigida a quienes realizan carreras y entrenamientos de pista que consistan en trotar o correr.
De ese grupo destaca el Forerrunner 110, dirigido a personas que participan en maratones o que entrenan varias veces por semana. Este pulsómetro puede comprase en el mercado por 135 euros.
También se merece una mención especial el Forerunner 920XT, que dispone de GPS y está recomendado para pruebas campo a través como el certamen Ironman. Éste pertenece a la gama alta y cuesta 449 euros.
Según la opinión de muchos triatletas, el Garmin Forerunner 310XT es el mejor pulsómetro para esta famosa prueba que combina ciclismo, carrera y natación. Es sumergible y cuesta unos 300 euros.

Los favoritos de la gama multideporte

La serie Fénix es la formada por pulsómetros multideporte, de los cuales ya se conocen cinco generaciones, incluyendo el finalmente no lanzado Fénix 4.
Todos los Fénix incluyen prestaciones tales como dinámicas avanzadas en ciclismo, natación y carreras, GPS y la función TrackBack, que permite evaluar el avance en el ejercicio.
Los modelos más recientes de esta línea son el Fenix 5, el 5S y el 5X, que incluyen generosas prestaciones de conectividad para que nada interrumpa el entrenamiento, así como sensores para actividades al aire libre (altímetro barométrico y brújula de tres ejes con giroscopio). Todo a partir de 600 euros.
El 5X es un pulsómetro espectacular con todas las prestaciones que ofrecen sus hermanos menores, pero que además incorpora cristal de zafiro y la posibilidad de guardar mapas en su memoria. Su valor ronda los 900 euros.

Los pulsometros menos conocidos

Garmin posee otra gama de pulsómetros orientados a deportes específicos. El Garmin Swim está diseñado para natación en piscinas. Permite medir la brazada y calcular cuántas de ellas se han realizado. Cuesta 135 euros.
Para el ciclismo, Garmin ofrece el Edge 500, cuyo sistema de medición de velocidad es especialmente sensible. Dispone de medidor de esfuerzo de acuerdo con la pendiente y pulsaciones emitidas. Se valora en 260 Euros.

Todos los pulsómetros Garmin son dispositivo magníficos, así que lo único que debería influir en su adquisición es el presupuesto disponible.